Reflexiones_de_una_coachEsto tiene que ser más fácil de como yo lo veo…

Esta es una de mis frases favoritas. Me vino a la cabeza en el momento más doloroso que he tenido que afrontar en mi vida. Pensaba que lo que me estaba ocurriendo ya no tenía solución, no podía parar de llorar y no veía la salida por ningún sitio. Estaba entrando en un gran victimismo… Ya sabes, cuando te dices a ti mismo frases como:” ¿por qué tiene que pasarme esto a mi?”, “no merezco este castigo que la vida me trae”,” ¿qué he hecho mal para tener que pasar por esta experiencia?”. Hasta que un buen día, sentada delante de la chimenea de mi casa y agotada de tanto dar vueltas en obsesivo circular a lo que me estaba pasando, me escuche a mi misma diciendo “Esto tiene que ser más fácil de cómo yo lo veo”. Ahí estaba una de mis voces interiores hablando, me quede quieta y preste atención de nuevo a la frase, por fin mi sabio interno tuvo una rendija por donde manifestarse para ayudarme a enfocar la situación de una manera diferente.

Reflexiones_de_una_formadora_de_equiposVivir el presente

Voy sumida en mis pensamientos… todas las cosas que tengo que hacer mañana… Camino deprisa, tengo que coger el metro y hacer dos transbordos antes de llegar a casa; estoy cansada. Escucho una música de fondo que suena en la estación, no le presto demasiada atención, sigo estructurando el día de mañana. No encuentro el billete entre la cantidad de cosas que llevo en el bolso y me pongo nerviosa, “¡¡con todo lo que tengo que hacer¡¡ ¿dónde está el dichoso billete?” Decido parar, respirar, tranquilizarme, ya tengo el billete.

Reflexiones sobre un insightCuando la consciencia te pilla... bailando

Hace unos años, me inscribí en una academia de baile para aprender bailes de salón y latinos. Estaba entusiasmada y llegue el primer día a clase totalmente ilusionada. Todos los que estábamos allí, éramos principiantes y lo primero que nos enseñaron fue el merengue. Muy sencillo: un dos, un dos, un dos al ritmo de la música. Sales de clase con la sensación de que sabes bailar algo.

Era octubre y dos meses más tarde me propusieron ir a Tarragona a un evento que organizaban cuatro escuelas de baile. Cada una estaba especializada en una disciplina diferente: salsa, bachata, pasodoble y tango.

Muy contenta, asistí al evento para seguir aprendiendo. Me gustó como estaba organizado. Por las mañanas teníamos dos horas de baile, por la tarde otras dos y por las noches las diferentes escuelas organizaban una fiesta donde exhibían sus mejores trajes y coreografías.